Nuestra reputación digital

La llegada de las redes sociales está transformando nuestra manera de comunicarnos. Gracias a la Web 2.0 se han ido integrando en el seno de las organizaciones, poco a poco, mecanismos sociales que sólo tenían lugar fuera de la pantalla. Este nuevo panorama nos fuerza a revisar algunos conceptos tradicionales, con el objeto de enmarcarlos en el contexto virtual actual.

El término “reputación online” o “reputación digital” se puede definir como “el reflejo del prestigio o estima de una persona o marca en Internet“, o dicho de otra forma, cómo somos percibidos por nuestros semejantes -usuarios, proveedores, clientes, otras organizaciones- en la red o qué se dice acerca de nosotros.

La reputación digital de una marca se construye en base a las opiniones publicadas en Internet sobre sus productos, actividades o servicios. Estos comentarios son realizados por personas (clientes, empleados, competidores…) y se difunden a través de los principales canales de comunicación como blogs, foros de discusión, redes sociales, etc. De esta manera va tejiéndose la reputación 2.0 de una compañía o empresa, pero ¿y nuestra reputación personal?, ¿cómo se va forjando?, ¿está en nuestras manos influir en su gestación?

La reputación digital (a diferencia de la tradicional), no se circunscribe sólo a familiares, amigos y conocidos, sino que adquiere una nueva dimensión. Hoy en día, casi todos contamos -gozamos o sufrimos- con una identidad digital, somos partícipes de la reputación de otros y, como no podría ser de otra forma, protagonistas de la propia. La información personal alojada en una página web permanece y no es fácil eliminar su rastro; hay que pensar qué se escribe y qué fotos se publican, gestionando correctamente privacidad y la reputación, pensando más allá del momento presente.

Un aspecto importante que cabe mencionar es la incidencia, cada vez mayor, de la reputación digital en los entornos laborales. Los departamentos de Recursos Humanos de las empresas utilizan de forma intensiva la red para acceder a los datos personales de los candidatos presente en foros, redes sociales, etc. Por ello, es importante separar nuestra actividad personal de la profesional y pensar que es mucho más sencillo publicar contenido en la red que eliminarlo.

De acuerdo con estos objetivos, la Guardia Civil ha puesto en marcha la iniciativa “Plan Contigo“, un espacio virtual accesible a través de la red social Tuenti, desde el que se ofrecen consejos y recomendaciones a jóvenes sobre el uso de las redes sociales. Un buen punto de partida si estás interesado en monitorizar y gestionar tu reputación online. Algo que te recomendamos sin ningún género de duda.

Comparte:
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Meneame
  • Twitter

Deja un comentario